Construyen casas en Chile utilizando robots

0
1

Una empresa chilena apuesta por una fuerte innovación en el modo de producir viviendas. Esta iniciativa abre una variante a la búsqueda de eficiencia y velocidad que ensaya la tendencia de “impresión” de viviendas en 3D, actividad que lideran los constructores chinos.

BauMax montó una planta robotizada con equipos de tecnología alemana que puede fabricar paneles de hormigón de alta calidad en tiempo récord. En un día, el sistema termina las piezas necesarias para armar cuatro casas de 140 metros cuadrados como si fuera un juego de chicos.

La iniciativa forma parte del Programa Estratégico Nacional en Productividad y Construcción Sustentable Construye 2025, presentado por la Presidenta Michelle Bachelet.

El objetivo del plan es transformar la forma de construir en Chile para mejorar la productividad de la industria de construcción en toda su cadena de valor y generar un cambio cultural en torno a la sustentabilidad. Uno de los canales en que se desarrolla esta iniciativa es la prefabricación e industrialización de partes, o de la totalidad de una vivienda.

Las casas de paneles de hormigón se fabrican en tres pasos, incluyendo los elementos para las conexiones eléctricas y sanitarias, las que luego se ensamblan en el sitio:

1) Diseño. El sistema permite una completa integración entre el software BIM (Modelo de información del edificio) y el que comanda los robots. De ese modo se pueden diseñar y producir elementos de corte precisos con sus detalles e incluso las instalaciones eléctricas y sanitarias. Como los proyectos se hacen una por vez, es posible cambiar el diseño de la vivienda cada vez que la línea de producción termina una.

2) Producción. En una planta de tipo carrusel, las mesas se mueven por las distintas estaciones controladas por un programa y con un proceso flexible que permite responder a los requerimientos arquitectónicos.

3) Montaje. Se realiza in el lugar a través de uniones húmedas cuyo diseño está testeado estructuralmente.

Según los datos que aporta la empresa, el proceso robotizado reduce los tiempos de construcción en un 30% en comparación a los trabajos de albañilería. Y la mano de obra, en un 50%, lo que genera certeza en los plazos de entrega. Además, el proceso se lleva a cabo en un ambiente controlado (diseño, construcción y operación de proyectos en línea a través de modelos 3D) y gestionado por personal capacitado, lo que asegura la calidad del producto.

DEJA UNA RESPUESTA