Desarrollan el brazo “artificial” más inteligente

0
2

Un grupo de científicos ha desarrollado una tecnología que permite a un “brazo artificial” detectar señales procedentes de los nervios de la médula espinal de la persona que ha perdido esta extremidad.

Para poder controlar esta prótesis, la persona que la lleva debe pensar como si estuviera controlando un brazo “fantasma” e imaginar maniobras simples. El sensor de esta tecnología interpreta las señales eléctricas enviadas por las motoneuronas (células nerviosas de la médula espinal encargadas de controlar los músculos del cuerpo) y las utiliza como órdenes.

Los brazos robóticos que se encuentran actualmente en el mercado son controlados por las contracciones de los restos musculares que quedan en el hombro o parte del brazo que no ha sido amputado.

Un equipo de expertos de Europa, Canadá y Estados Unidos ha realizado el primer experimento con seis voluntarios que padecían amputaciones del brazo desde el hombro o desde el codo. Después de unas sesiones de entrenamiento, los voluntarios eran ya capaces de realizar un abanico de movimientos mucho más amplio del que podrían haber hecho con una prótesis convencional.

Las funciones reales de un brazo, desde doblar el codo y la muñeca hasta abrir y cerrar la mano, se pueden ya realizar con esta nueva tecnología. Sin embargo, los responsables consideran que aún hay que refinar esta técnica, aunque podría estar en el mercado en los próximos tres años.

Esta tecnología tiene una funcionalidad muy básica, ya que apenas es capaz de capturar una o dos órdenes, lo que provoca que alrededor de la mitad de las personas con amputaciones no la pueda usar todavía.

El equipo del estudio publicado en Nature, liderado por el científico Dario Farina, de la Universidad Imperial College de Londres, sostiene que la capacidad de la prótesis de detectar señales de la motoneuronas logrará que pueda registrar más órdenes, haciéndola mucho más funcional.

“Esta tecnología es capaz de detectar y decodificar señales más claramente, lo que abre la puerta a la posibilidad de que las prótesis robóticas de brazos sean mucho más intuitivas y útiles para los pacientes”, aseguró Dario Farina.

DEJA UNA RESPUESTA